Seguinos

Viajes y Encuentros

¿Te acordás?

Patricio Bonaventura

Publicado

el

La última vez que los vi fue en un encuentro de motos de Roque Perez, de chico me maravillaron cada vez que mi viejo, fierrero él también, me llevaba a verlos.

La Brigada Blanca de la Policía Federal siempre me gustó, no podía creer cuantos agentes se subían a las motos. Ni hablar de la resistencia de las BMW originales ni de sus sucesoras las Moto Guzzi.

Encontré este video y quise compartirlo con los nostálgicos que supieron disfrutar de ellos como yo lo hice.

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes y Encuentros

Por más seguridad para los motociclistas

Patricio Bonaventura

Publicado

el

Mercedes Franchi, más conocida por el apodo ‘India Motera’, es instructora de pole dance y tango, además de ser estudiante de abogacía es una usuaria que está trabajando en defensa de los motociclistas.

La India Motera en la manifestación

Respecto al aumento del delito de motos en Buenos Aires en los últimos años, y con una nueva modalidad, la situación se comenzó a expandir en todo el conurbano.

“Los robos son cada vez más, ya se pasaron de la raya porque sucede en todo el conurbano. Hay robos de motos en Zona Sur, Zona Oeste, Zona Norte, etc. Antes estaba más centralizado, había más delitos en Ezeiza o más para el lado de San Justo, pero ahora ya están por todas partes con esa modalidad de ubicarse al lado del motociclista a 120 km/h, sacan la llave de la moto, golpean al que maneja o le disparan y se llevan su moto de trofeo, esa es la realidad”, comentó Franchi.

“Las usan para robar, hacer salideras y hasta como trofeo”, agregó la futura abogada.

¿Cuál fue el motivo de la reunión que armaron hace unas semanas atrás?

“El motivo principal de la reunión fue por el reclamo a las autoridades por más seguridad. La gente se reunió porque está cansada de que le roben, de no poder transitar libremente ni siquiera por las autopistas, porque esto ya está sucediendo arriba de las autopistas. Ya cruzaron un límite y esto se tiene que frenar”.

¿Cómo se convocó esta reunión?

“Se convocó a través de las redes sociales, todos los grupos se autoconvocaron y salió muy bien. Se llevó a cabo con una organización bastante buena, creo que no hubo ningún inconveniente durante todo el evento. Solo después del evento sucedieron tres intentos de robo. La policía colaboró durante todo el evento, desde que inició hasta que finalizó, pero en la desconcentración cada uno se fue para su casa y en el camino aprovecharon la situación para robar”.

Hubo poco difusión o desinformación sobre de qué se trató el encuentro

“Es muy fácil hablar desde un lugar a donde no tenés que salir a trabajar todos los días arriba de una moto, hacer muchos kilómetros todos los días para poder ir a trabajar y sostener familias, etc. Creo que es muy fácil la crítica desde un solo lugar sin información real. Por eso a mí me pareció correcto aclarar todas las cosas que se decían de los motociclistas, nosotros no estábamos rompiendo ninguna seguridad. Todos preferíamos quedarnos en casa y cuidarnos de la pandemia pero no tenemos más opción”.

¿Cómo van a continuar los reclamos?

“Esto recién comienza, yo sé que todos los reclamos y todas las cuestiones sociales llevan un tiempo determinado para poder solucionarse o para poder resolverse, pero nosotros vamos a trabajar para que al menos esta situación urgente se pueda resolver de la misma, luego las otras cuestiones tendrán su proceso. Vamos por la vía legal, estamos armando y organizando de una manera muy profesional y concreta”.

Con este nuevo grupo que se está gestando, ¿van a organizar otra actividad?

“Sí, vamos a tomar todos los recaudos necesarios, vamos a tener un protocolo sanitario, estar mejor organizados –porque esta fue la primera vez- y a partir de ese momento se generó un marco mucho más profundo. Querer que esto se termine –la inseguridad- es lo que genera que uno trabaje en profundidad, sobre todos en los temas necesarios que son la parte legal y la parte social”.

Continuar Leyendo

Viajes y Encuentros

Embajador de Paz en dos ruedas

Damian Fanelli

Publicado

el

Fernando Rivera, fundador del Kawaclub Argentina y la agrupación Motos x Sonrisas, fue distinguido por el movimiento internacional Mil Milenios de Paz por su labor solidaria.

Luego de haber creado la clásica Caravana Solidaria que realiza anualmente el Kawaclub, Fernando Rivera formó hace unos años una agrupación que cumple actividades solidarias durante todo el año: Motos x Sonrisas. Esta vocación le permitió a Fernando ser propuesto como Embajador de Paz y a la agrupación como Embajada de Paz para difundir y promover su mensaje a todo el país.

“Tengo contacto con el Dr. Omar Sosa que dirige el CEM2 del Hospital General de Niños Pedro Elizalde, un sector de internación de ese centro de salud. A fines del año pasado, desde Motos x Sonrisas hicimos conexión con un grupo de gente que quería hacer algo en algún lado, y Omar fue el encargado de modificar todo el CEM pintando las paredes de la habitación de los chicos con imágenes de personajes de libro de cuentos, juegos en el techo, etc. Justamente, Omar es Embajador de Paz de la UNESCO y me propuso ser también Embajador de la Paz desde el 1 de mayo que se hizo la misión virtual de este título”.

Rivera, que llevará la bandera de la paz en todos los eventos y actividades de la agrupación Motos x Sonrisas, dijo que “una de las cosas que más me gusta a mí es unir a la gente, como cuando se me ocurrió crear el Kawaclub allá por el año 2004”.

Pero la historia de Fernando con las motos comienza a los 34 años de edad, cuando se pudo comprar su primera moto. “Cuando tuve mi primer moto, una Ninja 250 modelo 1992, me empecé a dar cuenta que estaba solo. Con un vecino fuimos a una moto encuentro en el año 2003, a instancias de un cliente mío que me comentó del encuentro de Diamante. Me partió la cabeza de que se pueda ir a un encuentro de motos y relacionarte con gente de todo el país –y otros lugares- simplemente tomando una cerveza”.

“Después, el segundo encuentro que fui, esta vez con mi familia, fue el de Las Flores en 1993. Pero el Kawaclub nació oficialmente después del moto encuentro de Diamante de 2004, en la cual ya tenía mi Kawasaki 1100”, recordó Rivera.

“El Kawaclub fue algo increíble, explotó, en dos años el foro tenía más de 1.500/2000 integrantes, era multitudinario, realmente fue impresionante. En 2006 comenzamos las caravanas solidarias, como para que se conozca más el grupo y se sume más gente. Me llevó dos años armar el grupo y la cantidad de gente necesaria para hacer la primera caravana”, sostuvo con orgullo ya que este año cumplirá la 15ª edición dependiendo de la situación por la pandemia del Coronavirus.

Fernando comentó cómo nació la necesidad de crear la nueva agrupación solidaria más allá de las actividades que venía realizando. “Si bien la caravana la organiza el Kawaclub, quise dar un pasito más. Yo me quedé impactado con la Asociación Civil La Doble Ayuda, una agrupación de motociclistas que ayudan a escuelas rurales y un montón de cosas gracias al aporte que le realizan distintos padrinazgos. Yo tenía en la cabeza en algún momento hacer algo más que la caravana, donde comprábamos juguetes para repartir a los chicos y hasta el año siguiente no hacíamos nada más. Pero esperar un año hacer algo lindo de vuelta me parecía mucho tiempo y yo quería hacer algo que fuera un compromiso constante”

“En el Evento Solidario de Roque Pérez 2012 -la última edición-, hicimos una juntada de clubes que hacían cosas solidarias. Juntamos a la Asociación Civil la Doble Ayuda, Motos y Viajes, Club Bajaj, Los Dispersos del Oeste para hacer actividades solidarias. Ahí se fundó la idea de la Unión Solidaria de Motociclistas Argentinos (USMA). Viendo lo que hacía La Doble Ayuda, yo quería adoptar ese modelo y reproducirlo en otro grupo. Me pareció que tenía que separar las cosas: el Kawackub sigue haciendo la Caravana Solidaria y por otro lado Motos x Sonrisas, con el que empezamos a salir una vez por mes a los hospitales para visitar a los chicos”, describió el flamante Embajador de Paz.

Fernando trató de describir un poco como son las reacciones de las salidas con la agrupación solidaria. “La sensación de felicidad al ver a los chicos que están contentos de ver a las motos con sus caras de asombro no tiene precio. Por eso ya el grupo que se formó en Motos x Sonrisas ya estaba bien definido, se suman aquellos que realmente le gusta la solidaridad”. Se le quiebra la voz, en la videollamada la cara se transforma, se emociona, los ojos se ponen brillosos, se cae alguna lágrima.

Respecto a su nuevo nombramiento, Rivera no ocultó su gratitud. “Ser Embajador de Paz es un honor muy grande y al mismo tiempo una responsabilidad muy grande porque en definitiva, ahora y más que nunca, tengo los ‘reflectores’ puestos encima. Cuando uno es ejemplo tiene que tratar de equivocarse lo menos posible porque está más expuesto”, admitió.

Por último, Fernando Rivera adelanta el mensaje que van a transmitir: “Hay alguien afuera que está pensando en vos, y que está entregando parte de su tiempo para darte un mimo”.

Continuar Leyendo

Viajes y Encuentros

Que 25 años no es nada

Patricio Bonaventura

Publicado

el

Nadie es profeta en su tierra, mire si lo habré escuchado miles de veces en mi vida, pero en este caso aplica. La figura de Emilio Scotto en la Argentina no tiene la relevencia que debería. Estamos ante la presencia de un Recordman Guinness, ni más ni menos.

En la foto que ilustra esta nota estoy con él en una foto que tomó su esposa, la divina Mónica.

Si hay algo en la vida que recomendaría es, si tienen la oportunidad, sentarse bebida de opción favorita de por medio, a escucharlo. No tiene desperdicio. Una experiencia de vida.

Esta nota tiene por objetivo llevar a nuestro público lector un video que celebra los 25 años del viaje en moto más largo de la historia y como yapa, (término que denota mi joven edad), unas palabras que recogí en una entrevista cortita que le hice.

Pasen y vean, y lean.

Promotonews: Más que nada quería saber…¿Cuál fue tu motivación para arrancar tu viaje, que te movió, que te llevó?

Nota de la Redacción: Se lo habrán preguntado millones de veces pero…

Emilio Scotto: El viaje nace en mi cabeza cuando era niño, cuando tenía muy poquitos años mirando la luna. Yo me preguntaba, miraba la luna y me preguntaba, pero supongo que a todos los niños les llama la atención, sobre todo cuando hay luna llena, blanca y gigante, en el barrio de Palermo miraba, entonces se me empezó a meter en la cabeza que yo iba a ir ahí, que iba a ir a la luna, que iba a ser el primer hombre en ir a la luna. Y de ahí entonces yo le decía a mi madre que iba a ir a la luna. Mi madre entonces de regalo de cumpleaños me regala un Atlas que publicó Selecciones de Readers Digest. Mi madre trabajaba en Selecciones, se lo vendieron en cuotas me acuerdo porque era carísimo eso, era un lujo tener un Atlas así. Ella me regala el Atlas porque en las primeras hojas estaban los planetas, la tierra, el sol, la luna, el sistema solar en las primeras hojas. Lo que ella no nota y era por eso que ella me lo regala, es que había 360 páginas de mapas del mundo, de países, de carreteras, Congo, Tanzania, Kenia, Zanzibar, Ulan Bator…entonces se me ocurrió y le dije a mi madre: “Después que venga de la luna, voy a hacer una carretera y la voy a llamar Ruta Azul 1”. Y mi madre me pregunta: ¿Porqué? y le respondo: “Porque estas rutas estan en rojo en el mapa entonces esta va a ser azul porque la tierra es azul, y 1 porque va a ser la mía”.

PMN: Ahora la pregunta que se desprende de esto es: no fuiste a la Luna pero en cambio recorriste la Tierra, ¿El cambio fue benefioso o preferías ir a la Luna?

ES: No fui a la Luna, y si, es verdad recorrí la tierra, que es donde vivo. De todas maneras la luna no hubiese visto nada, solo hay crateres, en la tierra indudablemente había mucho más para descubrir. De todas maneras, una cosa era que iba a ir a la luna o recorrer la tierra, yo era chico, tenía 8 años. Lo que pasa es que toda mi vida arrastré eso, toda mi vida me la pasé diciendo que ir va ir, despues Amstrong y Collins me quitaron la luna y yo me quedé llorando como un perro, era el año 69, me sentí que me habían robado mi sueño y entonces me quedó la tierra, bueno, uds. tienen la luna, yo recorro la tierra, y entonces me quedo diciendole a mi madre que me voy a dar la vuelta al mundo, no sabía en qué ni cuando ni con qué dinero, no tenia ni idea, nada. Eran otras epoca ¿no?

PMN: Y al final compartiste el libro Guinness de los Records con Amstrong

ES: Compartí el Guinness con Amstrong porque él fue el primero en pisar la luna. En realidad, mi relación con él surgió después con los años y con Buzz Aldrin, el que bajó con él.

PMN: Por lo menos hiciste la de Zapata, si no gana la empata, jajaja.

ES: No solo eso sino que en Houston en el año 86 estando yo en mi viaje, metí las manos en la caja, no está más eso ahora, pero metí las manos en la caja de acrílico y a través de unas mangas y agarré un pedazo de la luna. O sea que la luna la toqué con las manos, subí a la capsula de la expedición Apolo 11. En definitiva, subí a la capsula, toqué la luna y con los años conocí a Amstrong inclusive compartimos cenas juntos con Buzz Aldrin.

PMN: O sea que la empataste.

Continuar Leyendo

Copyright © 2020 promotonews.com - Todos los derechos reservados. Desarrollo E4