Seguinos

Opinion

Hasta siempre, Vale

Publicado

el

Valentino Rossi disputará este fin de semana su último Gran Premio mundialista en el cierre de la temporada 2021 a desarrollarse en el valenciano circuito Ricardo Tormo de Cheste. Si bien el italiano posee innumerables estadísticas, en pocas se destaca el trazado donde se celebra el GP de la Comunidad Valenciana. Es más, su vínculo con el que fuera desde 2002 la última cita del año siempre fue muy particular. Sin llegar a considerarse como una relación de “amor-odio”, la conexión que existe entre Valentino Rossi y Valencia es netamente sentimental.

La carrera ingresó al calendario mundial en 1999, cuando el astro italiano todavía luchaba por hacerse de la corona en 250cc. Una vez que dio el salto a 500cc, el particular dibujo valenciano no le cayó bien y, pese a consagrarse como el último campeón de las indomables 2T, Rossi cosechó con la NSR500 dos magros resultados: una caída en 2000 y un undécimo puesto en el año de la coronación.

Pero a partir de 2002 Cheste fue la fiesta de cierre para el campeonato del mundo de la flamante clase MotoGP y allí sí Rossi comenzó a sentirse a gusto. Fue escolta de Alex Barros cuando al brasileño le entregaron una RC211V idéntica a la del italiano, que fue campeón con varias fechas de antelación, y en las siguientes temporadas consiguió sus dos únicas victorias y con marcas diferentes.

Precisamente, la carrera de 2003 inició esa serie de situaciones sentimentales con la que se logra una conexión entre Rossi y el circuito de Valencia. Tras imponerse con la moto decorada con figuras psicodélicas al más puro estilo Austin Powers, a raíz de un concurso organizado por Repsol, Valentino Rossi y Honda anunciaron (en la posterior conferencia de prensa) su desvinculación luego de cuatro años de convivencia (en plena era de transición de 2T a 4T) y con un saldo de 33 victorias y tres títulos mundiales.

Con Yamaha, lograría la victoria al año siguiente, ya coronado campeón tras una cabalgata que arrancó con aquel increíble debut en Welkom y sumaría otro podio al año siguiente (tercero en 2005) antes de tener, en ese mismo circuito, una de las mayores decepciones de su carrera.

La emocionante temporada de 2006 fue para Rossi una escalera hacia el título que lo depositó al tope de la tabla de posiciones en el GP anterior al de Valencia, en aquella recordada carrera de Estoril cuando un novato Pedrosa colisionó con el líder provisional Hayden y un inspirado Elías le arrebató el triunfo (y cinco puntos) al campeón italiano por apenas 2 milésimas.

El fin de semana de Cheste fue todo de Rossi salvo el domingo, cuando su moto no tuvo el rendimiento evidenciado en lo previo y la necesidad por estar cerca de los puestos de vanguardia le hicieron cometer el error de la quinta vuelta. Nicky Hayden fue campeón ese día, cuando las tracas tiñeron el cielo de Valencia con un humo amarillo, el mismo color que lució ese año la M1 de Rossi.

Luego de otros tres podios consecutivos en 2008 (tercero), 2009 (segundo) y 2010 (tercero), la particular conexión entre Rossi y Valencia tuvo un nuevo episodio, esta vez con sentimiento de despedida que el propio italiano se encargó de reflejar en una carta dedicada a su moto, cuando decidió que su ciclo con Yamaha estaba cumplido y nacía el proyecto “made in Italy” junto a Ducati.

Todos sabemos cómo terminó la historia, cómo se produjo una reconciliación amorosa con Yamaha y cómo Valentino volvió poco a poco a involucrarse en el desarrollo que mantuvo adelante Jorge Lorenzo. Con paciencia, Rossi fue logrando resultados y así obtuvo la chance de pelear por su décima corona: aquella que no pudo conseguir en 2015.

La historia, también conocida, nos mostró cómo, a pesar de largar desde el último lugar en Valencia a raíz de una sanción, Rossi culminó ese GP en el cuarto lugar, por detrás de Lorenzo, Márquez y Pedrosa, sin chances de obtener el título pero felicitado por un “pasillo humano” (como reflejaron las crónicas del día) en su regreso al paddock luego de la vuelta de honor. Y aquí sí Valentino debe coincidir que fue una jornada triste, mucho más que el día del campeonato perdido en 2006.

Este fin de semana, Valentino Rossi correrá por última vez en el valenciano circuito Ricardo Tormo y será la última competencia de su vida. La última después de 431 Grandes Premios, 115 victorias, 235 podios y 9 campeonatos. La última después de 26 años poniéndole un toque muy especial al Mundial de Motociclismo, tanto arriba como debajo de la moto. No podemos asegurarlo, pero quizás tengamos un nudo en la garganta y más de una lágrima salte cuando caiga la bandera de cuadros. No importa en qué posición arribe la moto con el inconfundible #46, sería bueno que llegara al final, para recibir el saludo de todos desde los cuatro costados de ese circuito tipo estadio; para encender tal vez una última traca; para oír los aplausos y vítores de todos quienes lo admiramos y (¿por qué no?) de los otros también.

‘Ídolo’, ‘Genio’, ‘Mítico’, ‘Leyenda’, el rótulo no importa. Importa lo cosechado, lo vivido y, especialmente, lo entregado. ¡Gracias, Valentino Rossi! ¡Gracias por TODO!

Sergio Canclini

Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinion

El mundo de las apariencias

Publicado

el

(Desde la bronca)

Raros los tiempos en que vivimos.  Difícil de creer o adivinar lo que realmente ocurre.

Se termina cuestionando la veracidad de cierta información o la legitimidad de quien aparece en escena. Hoy en día es muy válido, es casi nuestra obligación cuestionar lo que llega a nuestros ojos y oídos o lo que se lee en medios gráficos.

Hoy un buen productor puede catapultar la carrera  de una figurita rutilante llena de siliconas como referente de una fracción, movimiento u organización que pelea por ciertos derechos de los motociclistas.

En estos tiempos de redes sociales se evidencia esta problemática.  Cualquier persona puede postular figurines sin conocimiento, experiencia o preparación. A través de ellas se proyectan referentes y organizaciones tan huecas de sentido y adherentes también. Éstas aparecen en medios gráficos masivos como una movida motera empoderadora acorde a los tiempos que corren. Mucha mentira. Muy peligroso combo.

Todo apariencia con el solo fin de figurar, obtener algún rédito económico engañando en su buena fé a la gente, deslumbrando con el brillo y el oropel.

Llamame idealista, y acá hablo en primera persona, pero creo en el merecimiento legítimo para ocupar ciertos espacios y que éstos no sean forzados por gestiones. Preguntemos: ¿y vos que hiciste para estar acá? Escuchemos a quienes desde su formación, trayectoria, conducta, veracidad comprobable y experiencia nos informan desde hace muchos años.

Dudemos de estas apariciones fulgurantes.  Cuestionemos su valía. Averiguemos si formación y experiencia. Es muy sana actitud.

Pato

Continuar Leyendo

Opinion

El despertar menos esperado.

Publicado

el

Seguían cayendo gotas de lluvia a la par de muchas lágrimas de varios que poco a poco nos íbamos enterando de la pérdida de nuestro querido Freddy Spoltore.

A sus 57 años, que fueron vividos intensamente, el cielo decidió albergar un motociclista más en sus rutas. No cualquier motociclista, un amante de los fierros, fanático de Triumph,  de Harley, un mecánico encubierto, un loco amable y querido, amiguero como pocos.. Un tano con sangre ruda, con mucho rock and roll en sus venas, con  tantas experiencias y aventuras que era imposible no quedarse horas charlando y escuchando sus anécdotas, eso sí, siempre con unas buenas pastas en la mesa..u sonrisa, sos voz ronca, su blanca cabellera y su eterna rebeldía serán esos recuerdos que jamás se olvidarán.. 

Nunca dejó de soñar viajes y nuevas experiencias, sentiría creo, que sería eterno y eso nos hará sentir ahora que no está.

Su única hija, Bianca, chiquita hermosa y con una personalidad única moldeada a lo «Freddy», fue su motivo de vida, su motor v twin de carne y sangre. Su gran amor.

Te despedimos con tristeza, resonaran truenos y aceleradas en tu nombre eso es seguro…
QEPD querido Freddy y buenas rutas.

Continuar Leyendo

Opinion

En Europa no se consiguen

Publicado

el

Si escuchaste alguna vez esta frase demás está decir que perteneces a la población de riesgo por tu edad de Covid, esta calamidad que estamos viviendo mundialmente.

Ratón Ayala

Si nunca oíste esta frase, joven argentino, es por que dada tu corta edad ni siquiera hayas escuchado hablar del «Ratón» Ayala, talentoso jugador de fútbol, mal visto por su larga cabellera por detractores de corte militar. Yo como hincha de San Lorenzo de Almagro en la época de Los Matadores lo seguía en los 70,s.

Y un día se fue a España y allí hizo una publicidad para una marca nacional, Interminable, burda imitación de la marca Puma, acá podes ver dicha publicidad: escuchá bien la frase final.

«En Europa no se consiguen» decía. Me trae a la memoria la frase, la publicidad y al Ratón Ayala un programa en un canal de You Tube especializado en autos donde el conductor decía que tal leyenda con dicho auto le ganó aca en Buenos Aires a los «europeos»…

Y yo por mis adentros me dije…¿qué tienen los europeos que no tenemos los argentinos? No voy a caer en la típica: que «los argentinos somos los mejores del mundo», el «argentino es muy buena persona», que «lo que tenés acá no lo encontrás en ninguna parte del mundo» etc.

Yo te voy a decir lo que tienen los europeos que no tenemos los argentinos: el acceso a la tecnología, la posibilidad de subirse a un medio mecánico de primera, solo eso. Talento hay de sobra, y les sobra valor para dejar su lugar de confort para buscar nuevos horizontes para demostrarlo.

Y no hablo de fútbol, hablo de deporte en general, pero en el deporte que nos convoca la regla se aplica. A veces el talento es equivalente a lo que se puede encontrar en el viejo mundo a pesar de que la masividad, el acceso y la difusión al motociclismo no sea la misma.

Las razones por las cuáles los pilotos argentinos de motocicletas no tienen futuro en el plano internacional las conocemos de sobra, soluciones no hay y estoy desesperanzado al respecto. Pruebas del talento argentino nos sobra también. Doy fe de esto, he visto y veo a diario pilotos de nivel internacional en nuestros circuitos. Si la Argentina fuera la misma que en los años 50 tendríamos oportunidades de seguir ganándoles a los «europeos».

Eso, hoy por hoy, no es así.

Creo en otra Argentina.

Continuar Leyendo

Copyright © 2020 promotonews.com - Todos los derechos reservados. Desarrollo E4